Search - EDocman
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Etiquetas

 Versión estenográfica de la comparecencia de Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores, ante el Pleno del Senado de la República, como parte del análisis del Tercer Informe de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

 

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: Licenciado Marcelo Ebrard Casaubón, sea usted bienvenido a esta comparecencia, a la que se le convocó en el marco del Análisis del Tercer Informe de Gobierno. 

 

Asiste usted en cumplimiento a una obligación derivada del segundo párrafo del artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por lo que este acto se realiza bajo los principios  constitucionales que establecen la relación corresponsable entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo de la Unión. 

 

Como es de su conocimiento, el artículo 69 constitucional compromete a los servidores públicos que asisten en comparecencia, a informar bajo protesta de decir verdad. 

 

En consecuencia, procederé a tomarle la protesta correspondiente, por lo que le solicito ponerse de pie, así como a las senadoras y senadores, y personal que acompañan al servidor público compareciente. 

 

Les solicito, por favor a todos, ponerse de pie. 

 

Señor licenciado Marcelo Ebrard Casaubón, en los términos de lo dispuesto por el artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, le pregunto, ¿protesta usted decir verdad en la información que exponga a esta Asamblea y ante las preguntas que se le formulen las senadoras y los senadores de la República? 

 

SECRETARIO MARCELO EBRARD CASAUBÓN: Sí, protesto. 

 

SENADORA OLGA SÁNCHEZ CORDERO: De no cumplir con el compromiso que asume ante esta Asamblea, la Cámara de Senadores estará en posibilidad de iniciar los procedimientos a que haya lugar. 

 

Favor de tomar asiento. 

 

En consecuencia y en cumplimiento del resolutivo 6º del Acuerdo aprobado para normar esta comparecencia, procederemos a la intervención inicial del señor licenciado Marcelo Ebrard Casaubón, secretario de Relaciones Exteriores, hasta por 20 minutos. 

 

Señor Secretario, tiene usted el uso de la palabra. 

 

SECRETARIO MARCELO EBRARD CASAUBÓN: Muy buenas tardes. 

 

Con su permiso, señora Presidenta e integrantes de la Mesa Directiva. 

 

Conforme a lo dispuesto por la ley, comparezco ante ustedes para informarles de lo que hemos realizado en materia de política exterior. Y si ustedes me permiten, sintetizaría de la siguiente manera: 

 

Yo acabo de estar en la Asamblea General de las Naciones Unidas, y en la sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Y, puedo decirles que el nivel de respeto y atención que tiene México hoy en el exterior, es de los más altos que hemos tenido en nuestra historia. 

 

Y me enorgullece decírselos y compartírselos, porque es la tarea común que ha emprendido la Cancillería, el Servicio Exterior Mexicano, las Embajadas, los Consulados. Es lo que hemos  construido, porque el respeto, la voz de México se escucha porque tenemos autoridad política y moral, si no, no se escucharía. 

 

La tarea más importante que se nos ha encomendado en el periodo que les comento el día de hoy, tiene que ver con el acceso de México a vacunas, a tratamientos, a equipos; en un mundo en donde nos vimos en una circunstancia difícil de prever, no que fuera del todo sorpresiva, porque hay quien la anticipó hace algunos años. Pero difícil de prever en cuanto a que ocurriese con esta intensidad y dificultad. 

 

Nos enfrentamos a una pandemia en un escenario en el que los productores de vacunas para hacer frente a esa pandemia son muy pocos, y que como es o era de esperarse, cada país le dio prioridad a sus propias necesidades antes de compartirlo con otras naciones. 

 

De suerte, que la tarea que nos han encomendado, tenía que partir de la circunstancia de que las vacunas eran y son escasas, que hay una competencia entre todos los países para acceder a ellas y que necesitábamos utilizar todos los recursos plausibles al alcance de la diplomacia mexicana para resolver esa necesidad específica, que era dotar a México de las suficientes vacunas para hacer frente a la pandemia.  

 

Esa fue la principal tarea de la Cancillería en este periodo.  

 

Puedo informarles que se hicieron muchas cosas, para quien tenga el interés de ver el detalle de todo lo que les refiero y qué lecciones tiene para México, presentamos hace poco un texto que tiene como propósito que no se olviden las lecciones que hemos aprendido y que no perdamos de vista que todavía no termina esta pandemia y que además puede haber otras peores aún que la que estamos viviendo. 

 

Hemos titulado este informe “La estrategia internacional de México en la pandemia del Covid-19”, que ahora voy a entregar a la Presienta de la Mesa Directiva y poner a su disposición.  

 

Sólo refiero algunas acciones: 

 

México fue promotor principal de la iniciativa multilateral que llevó a la creación de COVAX. México propuso resolución, después de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador planteara el problema del acceso a las vacunas en marzo del 2020, en el G20, cuando todavía no era tema.  

 

Alguien dijo: “Pues si todavía no hay vacunas, no puede haberlas en un año”. Sin embargo, el Presidente de México les dijo en aquella reunión en el G20: “Es esencial garantizar el acceso universal a las vacunas, a los medicamentos, a los tratamientos”.  

 

Y de ahí, México presentó una resolución sobre ello, que es la resolución presentada por México con mayor votación en la historia en las Naciones Unidas; que lleva a un mandato al Secretario General, para crear instrumentos multilaterales que permitan asegurar el acceso universal a las vacunas.  

 

Bueno, participamos también y presentamos proyectos de México en la CEPI, que tiene su sede en Oslo y que, como ustedes saben, cuenta con recursos cuantiosos de la Fundación Gates y otras instituciones.  

 

México presentó cuatro proyectos. Uno de esos proyectos es el que se ha denominado “Vacuna patria” que, por lo que sabemos, ya terminó su fase uno o está por concluir su fase uno de ensayo clínico.  

 

También México estableció contacto con todos los posibles proveedores de vacunas y también se hizo una gestión diplomática con los países que tenemos buenas relaciones y que sabíamos que podían producir o ya estaban por producir vacunas.  

 

Destaco que México hoy es uno de los países con el mayor número de vacunas en el mundo autorizadas, tenemos nueve provenientes de muy diversas nacionalidades. 

 

También se hizo un acuerdo con Argentina para producir en México y Argentina la vacuna AstraZeneca, hoy en día les puedo decir que pronto será más menos el 30 por ciento de las vacunas que tenemos en México, producto de este acuerdo, que implicó un arreglo de transferencia de tecnología.  

 

También les puedo comentar que hemos promovido ensayos clínicos en nuestro país. De hecho, ensayos clínicos fase tres en México se han llevado a cabo, merced a estas gestiones, el ensayo clínico de Janssen, que incluye la versión pediátrica para menores de 18 años; se ha llevado a cabo el ensayo clínico de CureVac, de Alemania; el Novavax, de los Estados Unidos; se acaba de autorizar Sanofi, de Francia; Varivax, que es una vacuna ARN Mensajero de origen chino; otra vacuna de la India, y otra vacuna de China. En total, todos esos ensayos clínicos que acabo de mencionar están en curso. 

 

Gracias a todo esto, México tiene hoy más de 114 millones de dosis ya en nuestro país, lo que se veía muy difícil de lograr cuando empezamos estas gestiones. 

 

Debo aquí reconocer el trabajo muy destacado de las subsecretarías de la Secretaría de Relaciones Exteriores y de todos los equipos en nuestras misiones, representaciones y embajadas que han hecho posible esto. 

 

Ha sido una gran labor y puedo decirles que vamos a continuar para garantizar que México tenga el acceso oportuno a las vacunas, porque ahora el tema es las variantes de la vacuna y cómo están evolucionando las variantes en la vacuna. 

 

Entonces, esta fue la primera tarea más importante encomendada a la Cancillería, y estamos muy orgullosos de nuestro servicio exterior y de todas las compañeras y compañeros que han trabajado en esto. 

 

Puedo señalarles, también, que la segunda misión que se nos encargó en este periodo, el reto de estructurar una buena relación con una nueva administración en los Estados Unidos. 

 

Hubo todos los diagnósticos y pronósticos posibles sobre que eso no era posible, que no iba a ser así, que iba a haber un desencuentro con la nueva administración. 

 

Como también se dijo, cuando empezó nuestro Gobierno, que iba a haber un desencuentro del presidente López Obrador con el presidente Trump. Bueno, lo mismo se reeditó cuando empezó la administración del presidente Biden. 

 

Les informo: Tenemos una muy buena relación con la administración del presidente Biden. 

 

Al día de hoy, no sólo ha habido más contactos. Vino la vicepresidenta de los Estados Unidos; acabamos de ir a Washington a Diálogo Económico de Alto Nivel, que mencionó ayer en su mensaje el presidente Biden; vino un equipo para hacer una primera reunión respecto a seguridad. 

 

Es decir, no sólo hay una relación más frecuente de Alto Nivel, sino que hemos logrado avanzar en visiones comunes sobre problemas que son comunes, o bien, sobre el futuro que tenemos que enfrentar en los próximos años. 

 

Por ejemplo, el diálogo económico de Alto Nivel hace mucho no se llevaba a cabo, no se llevaba a cabo desde el 2016, y para México es y era muy importante que se llevara a cabo. 

 

¿Por qué? Porque tiene que ver con prioridades que para México cuentan mucho. 

 

Ejemplo: Relocalización de actividades económicas. 

 

Por ejemplo, complementar sectores estratégicos. Menciono dos que tiene que ver con producción de vacunas. 

 

¿Ustedes se preguntarán por qué en México no estamos produciendo Pfizer? Tenemos planta de Pfizer en México. 

 

¿Por qué no estamos produciendo Johnson, o Janssen? 

 

¿O qué podemos hacer para que la próxima pandemia que enfrentemos no tengamos las limitaciones que ahora vimos? 

 

Es decir, asegurar nuestra seguridad. pero también contribuir a la seguridad de Estados Unidos y Canadá. 

 

¿Por qué no trabajar juntos sobre ello? 

 

Esas prioridades son las que pusimos sobre la mesa en el diálogo económico de Alto Nivel. Consideramos que su resultado fue satisfactorio, hay cuatro grupos de trabajo, nos vamos a reunir cada tres meses, el año entrante vendrán a México para tener los resultados del diálogo económico de Alto Nivel este año. 

 

Tenemos, también, pronto, el diálogo de Alto Nivel de Seguridad. 

 

¿Qué hemos planteado en materia de seguridad? 

 

Bueno, lo que hemos planteado es que México no necesita y no coincide con el enfoque de la iniciativa que se denominó Mérida. 

 

¿Que debe ser sustituido a la luz de qué? A la luz de sus resultados. 

 

¿Cuáles son sus resultados? Aumento de consumo de estupefacientes y más violencia. 

 

Entonces, se ha planteado reorganizar la cooperación en materia de seguridad, fundándonos en algo muy sencillo y relevante: ¿cuál es la prioridad de México? Reducir la violencia. Nuestra prioridad es esa, reducir los homicidios, reducir la violencia. 

 

Y para eso, necesitamos en primer lugar, que la cooperación con Estados Unidos se funde y tome como punto decisivo, esa prioridad, porque no era así. 

 

Segundo. Que se haga un esfuerzo entre ambos países para reducir, analizar, trabajar en torno al aumento en el consumo, ¿por qué está aumentando el consumo de estupefacientes? ¿Qué podemos hacer? 

 

Tercero. ¿Que no la pobreza, las desigualdades, la falta de oportunidades aceleran la violencia, provocan conflicto? Sí. Bueno, ¿entonces por qué no lo trabajamos? 

 

¿Por qué no pensamos en inversiones conjuntas para el sur de México?, que se habrían ofrecido algunos miles de millones, pero no los hemos visto en su totalidad. Podría ser mucho mejor, mucho mayor. 

 

Y sobre todo, el tema de armas, que llevamos todo el siglo, todo el siglo insistiendo en el tema de la importancia de reducir el tráfico de armas, modificar también las líneas de producción; ¿les digo por qué? 

 

Vamos a tener nuestra reunión de seguridad el 8 de octubre, vamos a tener la visita del Secretario de Estado y otros altos funcionarios, vamos a tener un buen diálogo. Y México acaba de plantear el día 4 de agosto, casi dos años después de la tragedia de El Paso, dos años y un día de aquella tragedia que todos lamentamos y vivimos, aquí la comentamos en su oportunidad, que llevó al asesinato de 26 personas sólo porque hablaban español en un Walmart. 

 

México presentó una demanda contra los principales productores de armas de Estados Unidos, y es la primera demanda que tenga yo conocimiento, que se admite por la Corte, siendo de un gobierno versus la industria. 

 

¿Qué es lo que planteamos ahí? El fabricante dirá “bueno, no es mi culpa qué uso le des al arma”. 

 

Pero perdón, nosotros estamos argumentando la negligencia de la industria de armamentos, de armas, negligencia en sus prácticas de venta. Llega una persona, compra 20 barretts. Nadie le dice nada. 

 

Llega una empresa y produce un arma corta, dirigida al mercado afín a la delincuencia organizada, incluso tienen simuladores de marfil en la cacha o tienen inscripciones parecidas a armas que utiliza el narcotráfico. Es eso. 

 

Nosotros decimos: esto está en violación a las disposiciones vigentes en los Estados Unidos, por eso se emprendió esa demanda. 

 

No es una demanda contra el Gobierno de Estados Unidos, es contra la industria que produce las armas. 

 

Entonces, esas son las prioridades que van a ver ustedes ahora reflejadas en ese diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad. 

 

También estamos trabajando de manera conjunta sobre otro gran tema: el incremento y las razones del flujo migratorio entre el sur y el norte. Explico un poco a qué me refiero: 

 

Nosotros le hemos dicho a Estados Unidos: hay un flujo que no va a dejar de existir, pero que hoy por las disposiciones vigentes legales, se obliga a las personas a migrar, sobre todo cuando es migración económica, fuera de la norma, de manera irregular. 

 

Y lo que les hemos propuesto es que podamos pasar a otro modelo. Estamos empezando a trabajar en eso, con Estados Unidos. Ese es un punto. 

 

Y el otro punto, es la inversión en Honduras, Guatemala, el Salvador y otros países, porque el impacto de la pandemia ha sido gigante en esas economías, inmenso.  

 

Todos los sectores de servicio, en México también nos ha pegado mucho, todo lo que está vinculado al turismo, a los servicios hay un golpe muy serio.  

 

¿Qué le hemos propuesto a Estados Unidos? Un paquete de acción inmediata.  

 

¿Qué está haciendo México? Pues México ahora, yo les puedo informar, en el Salvador y Honduras, nosotros, la Agencia Mexicana de Cooperación y Desarrollo, tiene los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el futuro con más de 20 mil participantes a esta fecha, y hemos aprendido mucho, hemos avanzado mucho.  

 

México lo está haciendo con los recursos que puede, por eso le decimos a Estados Unidos: Tú podrías hacer mucho más en el corto plazo. Y hemos estado insistiendo en ello, y espero que pronto tengamos resultados. 

 

En síntesis, con Estados Unidos hemos encontrado una buena relación basada en el respeto mutuo.  

 

Hay quien supone que la única relación plausible con Estados Unidos es la subordinación, es el implícito. 

 

¿Por qué México organizó una cumbre de América Latina y El Caribe? Pues México es parte de América Latina y El Caribe y hemos sido parte de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños desde que se fundó, nunca ha faltado México a esa cumbre.  

 

¿Por qué la organizamos ahora? Porque nosotros tenemos la presidencia pre tempore, es la responsabilidad de México que se haga esa cumbre, que suceda.  

 

¿Habría que suponer entonces que cualquier presencia de México en América Latina es necesaria y esencialmente antagónica, con una buena relación con Estados Unidos? No. Revisen la política exterior de México. 

 

Nosotros tenemos que tener una buena relación con Estados Unidos y la tenemos, pero México también es parte de América Latina y El Caribe y tiene que ver porque las instancias de América Latina y El Caribe funcionen; y claro que estamos hospedando el diálogo para encontrar una solución a Venezuela, claro, y qué bueno que lo está haciendo México, lo dijimos desde el principio.  

 

Recuerden ustedes enero del 19. Decíamos: No van a funcionar las decisiones de intervención, hay que buscar un diálogo entre las partes; y por supuesto que México ha facilitado ese diálogo y lo va a seguir haciendo. 

 

No son opcionales, son compatibles e indispensables.  

 

Pensar el futuro de México sin una buena relación con Estados Unidos, es un despropósito.  

 

Pensar que México no está en América Latina y El Caribe, un error estratégico, diría yo, histórico, sería impensable, nadie lo ha propuesto siquiera de tan obvio que es que sería un error grave.  

 

México está en América Latina y El Caribe, claro que está.  

 

¿Qué logramos ahora en la comunidad? Un plan común para aumentar nuestra posibilidad de hacer frente a una pandemia como la que estamos viviendo; un catálogo de los ensayos clínicos que América Latina y El Caribe está desarrollando, que no estaban comunicados entre sí. Hoy están comunicados Cuba, Argentina, Brasil, Chile, México y otros países. 

 

Alguien diría: Bueno, ¿y por qué se creó un fondo de desastres? Porque estamos viendo los efectos del cambio climático y los 100 mil millones de dólares que prometieron los países desarrollados, no los hemos visto ni por asomo. Ya no digo México, ningún país de América Latina y El Caribe.  

 

Y ahora que sea la COP 26, llevaremos una postura común de América Latina y El Caribe. ¿Cuál es la postura común? Bueno, tengamos metas más ambiciosas, pero señoras, señores, cumplan sus obligaciones y compromisos que acaban en puras sólo declaraciones.  

 

Se estima que se van a requerir trillones de dólares y necesitamos que el esfuerzo sea proporcional y justo. 

 

¿Quién genera más emisiones? Que ponga más dinero. 

 

¿Quién tiene más posibilidades? Que cumpla con los que no la tienen.  

 

A eso vamos. América Latina y El Caribe va a llevar esa postura.  

 

Empecé hablándoles a ustedes de la ONU, previo a informarles en dónde estamos con la ONU, y no excederme demasiado del tiempo que generosamente me han otorgado. 

 

Les diría que también tenemos muy buena relación con China. China se portó muy bien, como otros países, durante esta pandemia. 

 

Hicimos un puente aéreo; 250 vuelos llegaron a México. Nos comisionaron una empresa para eso, para apoyar a nuestro país. 

 

¿Quién encabezó toda la estrategia? Pues el presidente López Obrador; habló con el presidente de China, igual que lo hizo con el expresidente Trump, para ventiladores, o el presidente Biden, para vacunas ahora; o Bladimir Putin, para las vacunas Sputnik, o muchos otros dirigentes con los que ha estado en contacto. 

 

Bueno. Tenemos buena relación con China. Ayer recibimos al ministro de Relaciones Exteriores de la India, otro país con el que hemos estrechado relaciones. 

 

México, pronto, pues ya a partir de hace unos días adelante, estaremos en la exposición de Dubái, en la región del Golfo, prácticamente sin recursos del Gobierno Federal, pero ahí vamos a estar, con el apoyo de estados, del sector privado. 

 

¿Por qué lo menciono? Porque ahí va a coincidir toda la Región, y es una región con la que también tenemos mucho interés en estar cerca, porque le interesa a México. Tienen los fondos soberanos de inversión más grandes del mundo, es una Región importantísima. Ahí vamos a estar. 

 

Con África, estamos promoviendo el primer encuentro con la Unión Africana, con Australia, Corea del Sur, Japón, todos los miembros de TPP, estamos trabajando en conjunto. 

 

México encabezará la Alianza del Pacífico, a partir de enero. Está por ingresar Ecuador, negociaciones con México. Singapur acaba de ser admitido como un miembro asociado; se inician negociaciones, pláticas, con Corea del Sur. 

 

¿Dónde estamos, entonces? Tenemos muy buenas relaciones con la Unión Europea. Ahora estuve con los cancilleres de Francia, Alemania, en la Alianza del Multilateralismo, que, por cierto, les comenté algo que le importa mucho a México y a América Latina, que es que los países adoptemos y reconozcamos las mismas vacunas que está aprobando la Organización Mundial de la Salud, y no que en un país se aprueban unas y en otro país se aprueban otras. 

 

Todas las que autoriza la Organización Mundial de la Salud para poder viajar libremente en el mundo, para no crear otra inequidad. Lo planteamos ahí ahora con la Unión Europea. Y lo haremos con todos los foros que podamos. Lo vamos a hacer ahora en G20, en Roma, también. 

 

Organización de Naciones Unidas. 

 

México preside, el mes de noviembre, el Consejo de Seguridad. México está proponiendo tres grandes temas. 

 

Primer tema. Pobreza y desigualdad como promotor de los conflictos. 

 

Porque ya no se habla de la pobreza ahí; sí en la Asamblea, pero no en el Consejo de Seguridad. 

 

México quiere posicionar eso, por los países que están ahí en el Consejo de Seguridad. 

 

Otro tema que se va a posicionar en noviembre: Las Armas. Porque los principales productores de armas están en la Mesa, y cada vez que hay una reunión del Consejo de Seguridad, se empieza diciendo “nuestro objetivo es la paz”, pero los principales productores de armas están en la Mesa. Lo vamos a decir, con urbanidad, pero se los vamos a decir. 

 

Y la coordinación de agencias, instituciones de la ONU, porque da la impresión de que muchas decisiones que se toman tienen escasos resultados, o a veces hay confusión entre tantas instancias. Lo vamos a plantear también en la ONU. 

 

¿Interesa lo que dice México? Mucho. 

 

¿Que muchos países nos ven como un punto de referencia? Lo tienen ustedes en la resolución aprobada respecto a vacunas. 

 

Como ya dije, la más aprobada o votada, de todas las resoluciones que México ha planteado en toda su historia. 

 

Entonces, ¿dónde estamos? Pienso que con toda objetividad, para concluir, estamos en buen momento de la política exterior de México y de reconocimiento al Gobierno de la República, que encabeza el Presidente López Obrador. 

 

Un buen momento, un momento en donde la voz de México cuenta y hay respeto a la voz de nuestro país. 

 

Por su atención, muchas gracias.