Search - EDocman
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Etiquetas

Número-1300

  • Llama el senador a redescubrir la obra del pintor, poeta y pensador mexicano. 

El presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal Ávila, inauguró la noche de este miércoles la exposición “De sobremesa con Alfredo Castañeda”, una colección de 66 obras del pintor, poeta y pensador mexicano, que permite apreciar objetos originales del artista, sus métodos de organización, su manera de trabajar y su proceso intelectual. 

 

Ricardo Monreal dijo que es necesario redescubrir a este artista a través de su obra, “en la que la pincelada y tratamiento cromático de sus composiciones, así como el tono narrativo de sus imágenes, nos cautivan por su capacidad de provocar en nosotros una espontánea sorpresa”. 

 

Para Castañeda, expresó el senador, su estudio fue el espacio en el que desarrollaba su trabajo pictórico, pero también lo dedicaba al silencio y la introspección.  

 

Por ello, en esta exposición, que se exhibirá del 16 de junio al 16 de octubre de este año en la Antigua Casona de Xicoténcatl, se reconstruye este espacio, gracias a objetos originales del artista, lo que permite dar un vistazo a sus métodos de organización, material y manera de trabajar, así como a su proceso intelectual. 

 

“De sobremesa con Alfredo Castañeda”, explicó Ricardo Monreal, es una selección de obras del pintor, poeta y pensador, quien nació en la Ciudad de México en 1938, forjó su formación en este país y en el extranjero, y estableció su residencia en España, en la década de los noventa.  

 

La pintura fue parte fundamental de su educación. En 1956, el artista entró a la Escuela de Arquitectura de la UNAM, donde se adentró en la poesía y la filosofía, “y se encantó por el mundo mágico y espacial”. 

 

En los años 60, a la par de concluir sus estudios de arquitectura, después de un viaje por Europa, presentó en México su primera exposición individual en la Galería del Arte Mexicano de la Ciudad de México, convirtiéndose en uno de los grandes artistas hasta nuestros días. 

 

Ricardo Monreal destacó que desde 2019, la Junta de Coordinación Política se dio a la tarea de convertir la antigua sede del Senado en “Casa Nuestra”, un espacio abierto para que el público disfrute de la oferta artística y cultural de México y del mundo, a través de proyectos artísticos y culturales del más alto nivel. 

 

A tres años de la creación de este espacio cultural, subrayó, el recinto cuenta con una agenda artística sólida, que recibe a cientos de visitantes semanalmente. “Desde marzo del presente año, cada semana es el escenario de los más grandes músicos y concertistas del país. 

 

El senador informó que la exposición internacional “De sobremesa con Alfredo Castañeda” fue posible gracias a la familia del artista, a Hortensia Castañeda de la Barrera, entrañable compañera del maestro, sus hijos, nietos y nietas, quienes han promovido y conservado su legado.  

 

Además, refirió que las obras forman parte de colecciones privadas, mexicanas y extranjeras, así como del acervo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. 

 

“Esta noche estamos convocados por la belleza. Estamos unidos en torno al arte y a la cultura, para celebrar la creación de un hombre que miró más allá de lo aparente y que lo supo plasmar en los lienzos con su talento. Alfredo Castañeda es un hombre singular y universal”.  

 

A la inauguración asistió Martha Delgado, subsecretaria de Relaciones Exteriores; Marina Castañeda Matos, oradora de la exposición y nieta del maestro Castañeda; Adriana Castillo Román, directora General de Promoción Cultural y Acervo Patrimonial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; y Adrián Castañeda de la Barrera, hijo del maestro Castañeda. 

 

Adriana Castillo, directora general de Promoción Cultural y Acervo Patrimonial de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dijo que la obra de Castañeda ha convocado en Casa Nuestra, antigua sede del Senado de la República, “para celebrar la alegría de la experiencia insólita de sus cuadros”.