Search - EDocman
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Etiquetas

Número-207

  • Legisladores precisan definición de este proceso en la Ley de Aguas Nacionales.  

 

La Comisión de Recursos Hidráulicos, que preside el senador Raúl Paz Alonzo, avaló una reforma para establecer que la desalinización de las aguas marinas interiores y del mar territorial, para uso o aprovechamiento agrícola y doméstico, quedan libres de concesión.  

 

Los cambios a la Ley de Aguas Nacionales, precisan que dicha desalinización para explotación, uso o aprovechamiento en actividades industriales, sí requerirá de concesión.  

 

Además, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Comisión Nacional del Agua serán las instancias responsables de la supervisión y monitoreo de la operación del proceso de desalinización, así como del manejo y disposición de las aguas residuales, conforme a las disposiciones jurídicas aplicables en materia ambiental y a las normas oficiales mexicanas. 

 

En este sentido, el senador Ovidio Peralta Suárez, de Morena, destacó que gracias al proceso de desalinización se beneficiará el uso doméstico y agrícola, sin que se lleve el proceso de solicitud para conseguir una concesión, pues considera que se trata de un trámite largo y engorroso que no es accesible para todas las personas. 

 

Además, la Comisión de Recursos Hidráulicos avaló otro cambio al mismo ordenamiento para precisas el proceso de “desalinización”, pues a pesar de que dicha Ley los contempla en diversos artículos, no lo define de manera puntual. 

 

Por ello, estipula que la desalinización es “quitar la sal del agua del mar o de las aguas salobres, mediante métodos físicos o químicos, para hacerlas potables o útiles para otros fines”. 

 

En el dictamen, también se destaca que aun cuando el agua salada de las costas del país es abundante, no se utiliza para consumo humano, por el alto nivel de sales que contienen. En la región noroeste de México, agrega, representa gran parte de la fuente de consumo para un importante porcentaje de la población. 

 

En la reunión, representantes de las localidades de Mata de Uva, Playa Zapote y Las Barrancas, que se ubican en el municipio de Alvarado, Veracruz, expusieron la situación por la que pasan estas comunidades respecto a la desaparición de playas, debido al incremento del nivel del mar.