Search - EDocman
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Etiquetas

Número-1236

  • Después de la reforma al artículo 30 constitucional, ahora el reto es que las nuevas generaciones adopten los valores de la mexicanidad, destacan en foro del Senado.

La reforma al artículo 30 de la Constitución, aprobada en mayo de 2021, ha logrado que se dé pleno reconocimiento como mexicanas y mexicanos a aquellas personas, cuyos padres sean mexicanos, aunque no hayan nacido en el territorio nacional, lo que garantiza el derecho a la identidad y a la nacionalidad, destacó la presidenta de la Mesa Directiva, Olga Sánchez Cordero. 

 

Sin embargo, agregó, independientemente del documento oficial, acta de nacimiento o pasaporte, es necesario avanzar para impulsar nuestra identidad, valores y unidad, más allá de nuestras fronteras.  

 

En los “Diálogos parlamentarios. Nacionalidad y futuro, modificación al artículo 30 constitucional”, la legisladora dijo que ahora el resto es generar acciones afirmativas para fortalecer nuestra mexicanidad y unidad nacional, acciones que también le corresponden a los consulados y a las instituciones del Estado mexicano. 


Sánchez Cordero adelantó que a fin de establecer las bases constitucionales que apoyen a “una evolución constructiva entre las y los mexicanos”, que se encuentran dentro y fuera de nuestro país, suscribió además una iniciativa en materia de desarrollo de la nacionalidad, igualdad ante el Estado y no discriminación de la población mexicana en el extranjero. 

 

“Es una reforma con unas dimensiones verdaderamente increíbles y ahora estamos modificando otros artículos para dar continuidad y respaldar la nacionalidad en favor de las y los mexicanos que vivan en o fuera del país”, expresó. 

 

La reforma constitucional que aprobó el Congreso, abundó Sánchez Cordero, tiene un espectro enorme, porque tan sólo de un día para otro, del 17 al 18 de mayo de 2021, se otorgó la nacionalidad mexicana a 12 millones de connacionales, hijos de padres nacidos en el extranjero. 

 

A su vez, el académico e investigador Tonatiuh Guillén López enfatizó que la reforma planteada por la senadora Olga Sánchez Cordero es una iniciativa de alcance histórico, por lo que su proceso, su aprobación y sus impactos se deben medir en un tiempo histórico de largo alcance. 

 

El director ejecutivo del Instituto de Mexicanos en el Exterior, Ricardo Santana, destacó que para la Secretaría de Relaciones Exteriores esta reforma es una tarea prioritaria que facilitará la atención de las comunidades mexicanas en el exterior. 

 

Además, dijo, permitirá robustecer el envío y recepción de remesas de las nuevas generaciones de mexicanas y mexicanos nacidos en el extranjero, a fin de mantener el vínculo económico con sus familias residentes en el país.  

 

Gastón Melo Medina, titular del Instituto de la Mexicanidad, afirmó que los 40 millones de connacionales que residen en Estados Unidos son, de alguna manera, embajadores potenciales, y eso es lo que debemos reforzar con programas de trabajo y con ideas que sustancien la noción de ser mexicano para que reconozcan a México como un mejor país.