COMISIÓN PERMANENTE
Search - EDocman
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Etiquetas

Número-105

  • La educación debe ser un factor para que las personas desarrollen conciencia sobre la realidad nacional, las causas de la pobreza, la desigualdad y la marginación: senadores del PT.


Millones de personas son discriminadas todos los días en México, por lo que es fundamental mostrarles a las y los jóvenes estudiantes un país sin divisiones, desigualdad, opresión y discriminación, afirmaron la senadora Geovanna Bañuelos de la Torre y el senador Miguel Ángel Lucero Olivas, del PT. 

Por ello, propusieron reformar la Ley General de Educación, para que en los planes o programas de estudio se concientice a las y los estudiantes sobre la importancia de la justicia social, la construcción de una cultura de respeto a los derechos humanos y la igualdad como un valor fundamental de un Estado social y democrático de derecho. 

La iniciativa, precisaron, tiene el objetivo de que, desde una edad temprana, las personas conozcan las causas estructurales, históricas y sistémicas que han derivado en altos índices de pobreza, marginación, exclusión, desigualdad, y que, lamentablemente, tienen como consecuencia la discriminación en su contra, motivada por la aporofobia, el racismo y el clasismo. 

La propuesta enviada a las comisiones unidas de Educación y de Estudios Legislativos Segunda, plantea que las autoridades del ramo establezcan los planes y programas que permitan crear una comunidad escolar respetuosa de la diversidad. 

Manifestaron que es inadmisible que entre 51.3 por ciento y 56.5 por ciento de las personas sean discriminadas por su apariencia física; que entre 17.7 por ciento y 21 por ciento sean discriminadas por la ubicación de su domicilio; y que entre 16.7 por ciento y 27.7 por ciento, por la manera en la que se expresan verbalmente. 

Los legisladores señalaron que 16 por ciento de los hombres y 19.7 por ciento de las mujeres han denunciado discriminación porque el sistema económico no les da oportunidades, ni garantiza sus derechos económicos y sociales; es decir, por motivo de clase social. 

Por ello, puntualizaron que es necesario tomar a la educación como un factor para que las personas se desarrollen plenamente en una cultura de pleno respeto a los derechos humanos, que conozcan la realidad nacional, las causas de la pobreza, la desigualdad y la marginación social.